2007/02/10

La Fuente

Tengo un poema que se me ha perdido.
No era arte ni ciencia, quizá un juego...
Un instante lo vi, mas pronto luego
se me ocultó en el mundo del olvido.

¡Qué perdida más tonta me ha acaecido!
Me quiero ya acordar, pero no llego...
No está en el subconsciente, no en el ego...
¿En qué neurona se me habrá escondido?

¡Cuán breve es todo sueño de la mente!
Si no se lo aprisiona con la norma,
si no se lo sujeta en tiempo y forma,

veloz huirá el pensar de nuestro lado.
Rebusco en mi cerebro inútilmente...
¿Alguno de vosotros lo ha encontrado?

3 comentarios:

Cristina Longinotti dijo...

Excelente, Blanca, amiga! Sabés cuánto me gustan tu poesía y tu amistad.
¡Adelante!

EMMuñoz dijo...

Alguna noche dormido componia,
y de un salto salia de la cama,
mi Manoli, asustada me decia,
que pasaba a las tres de la mañana.

Entre dientes, repetia aquel soneto,
recordando su bella melodia,
y anotando la soñada fantasia
rematando el final de este cuarteto.

Llegado el turno del primer terceto
me dejo la mente en blanco y descompuesto
un fallo normal, en la memoria mia.

Componiendo entre sueños, un soneto
inutiles exfuerzos realizados
dejando este final, para otro dia.

Emilio.

Dame tiempo, Blanca.

Alicia María Abatilli dijo...

Siempre el mejor poema es el que persiste en esconderse...
Lo encontrarás mañana, fresco y saltarín jugando con tus sueños.
Un abrazo, Blanca.
Alicia.